4.9.10

Cursi

:
No siempre el que busca encuentra, así que prefiero llevarme la vida sin buscar, aunque siempre con un taladro en la sien que me urja de algún modo a un hallazgo, enorme o chiquitito, cualquier cosa a la cual imprimirle significados.
Quizá de allí venga la necesidad que de pronto me lleva a internarme en las librerías de viejo, como un nerd completo y de otra época.
En una de ésas andaba hace justamente 10 años, cuando, dentro de un local sobre Hidalgo, en Coyoacán, cayó en mis manos un hallazgo de esos chicos: un ejemplar de Ciau Masino, de Cesare Pavese, publicado por Alianza, 1971, en la traducción de Ángel Sánchez-Gijón Martínez.
En realidad se trataba de una edición ordinaria, cualquier cosa.
De Pavese había leído El diablo sobre las colinas, y aunque no me entusiasmó demasiado mostré interés en Ciau Masino por el tema.
Uno de los dos relatos que lo integran lo protagonizaba un joven periodista de Turín, Masino, quien, agobiado por el mundo que le rodeaba, logró de pronto una corresponsalía en el extranjero… Eso habré leído en la contraportada y encontré correspondencia con el Oscar que era entonces.
Como sea, se trataba de un momento intrascendente, estarán de acuerdo.
Pero en una de ésas desemboqué en la página 174 y di entonces con el verdadero hallazgo. Cursi, sí, aunque no tan chico.
Se trataba de un trébol de cuatro hojas, frágil de tan muerto. Y yo de frente no había tenido nunca un ejemplar de ésos, que por cierto ahora venden en 10 pesos genéticamente modificados en cualquier puesto de tianguis que no tiene mejor cosa que vender.
El asunto aquí es que me pareció que era la suerte, así que tomé el libro, lo pagué y salí con prisa, corriendo casi, de la librería de viejo, como si en cualquier momento el encargado fuera a detenerme y decir “Oiga, se está llevando un trébol”, o peor aún, “No pagó el trébol”, y entonces escupirle a mi momento.
No me gusta andar por la vida con bandera de cursi, pero desde entonces, rían si quieren, decidí catalogar ese hallazgo como algo importante.
Ciau Masino con su trébol ocupó 10 años un lugar especial en el librero de mi cuarto, hasta hace unos 5 meses, cuando cerré una relación que había sido un gran hallazgo, éste sí, pero que poco a poco se me estaba yendo, y que no cerraba en su momento porque creía todavía presente esa cosa del amor. Lo cierto es que habíamos llegado al punto en el que uno, el que quiere más, le había tomado una ventaja inalcanzable al otro, el que quiere menos.
En fin que nos despedidos y esas cosas, pero yo le di el trébol.
Imagínense ustedes. Le di el trébol.
Y se lo di en la mano y lo guardó. Incluso lloramos un poco y Pavese a un lado.
Cuatro meses después, por allí de mediados de julio, tomé el libro con la intención de escribir esta historia, que pensé que ya estaba concluida... Ahora pienso lo que ya se dice: que las historias se abandonan, no concluyen.
Y es que apenas hojeé el libro y hallé el trébol.
Puta madre, el pinche trébol.
Me saltó primero el corazón del susto y sentí luego a mis espaldas un derrumbe, un poco rabia, un algo triste; un edificio en el momento justo de su demolición.

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

y entonces.....no se lo llevo? es como el fantasma del trebol? o es una señal del cielo?
BELEN

septiembre 05, 2010 1:47 p. m.  
Blogger fgiucich said...

Una bella historia de amor, como se debe. Abrazos.

septiembre 05, 2010 3:14 p. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Así pasa con ciertas sustancias, Tristán, que mientras más se dan más se quedan. Eso dicen. :)
Beso.

septiembre 05, 2010 7:26 p. m.  
Blogger Tristán said...

No, Belén, pues no se lo llevó. No sé en qué momento lo habrá devuelto al sitio.
-

Abrazos, Fer. Ya vi la historia ésa de las tazas de café turco en Oloop. Gracias. Ésa es otra historia de amor.
-

Loq, ya no sé bien qué lectura darle a esta cosa. Besote :)

septiembre 06, 2010 9:11 p. m.  
Blogger wolfii =3 said...

que lindo : )!

septiembre 25, 2010 11:41 a. m.  
Blogger Luis Martínez Álvarez said...

Tengo uno igual, perdido entre mis libros abandonados. Lo encontraré algún día y enviaré la foto... Sí, son grandes hallazgos.

septiembre 26, 2010 2:30 a. m.  
Blogger Tristán said...

Gracias, Wolfii ;)

Luis, qué milagro. Echa esa fotirri, echa ese hallazgo, cuélgalo en alguna parte. Abrazo, ése.

octubre 01, 2010 9:15 p. m.  
Anonymous Pedrto said...

Great story

octubre 06, 2010 8:27 a. m.  
Blogger Tristán said...

Gracias :)

noviembre 09, 2010 12:48 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia