21.3.15

:
Me acuerdo que un día fuimos al Cerro del Fortín. Que subimos al planetario. Que nos perdimos entre los árboles. Los framboyanes. Me acuerdo que dejamos de escuchar de pronto el pasar de los autos sobre la carretera que abraza el cerro. Que un misterio extrañísimo atravesaba la tarde, que cortaba el aire. Y que en una de ésas nos acercamos. Me acuerdo de tus labios rosas y que la piel nos olía a mantequilla, todavía. Que apenas podíamos sostenernos, me acuerdo. Que temblábamos y temblábamos. Que no queríamos temblar pero que temblábamos más y que apenas si respirábamos. Que era como haber olvidado cómo usar el esqueleto, cómo aferrarnos a nuestro eje. Cómo existir en equilibrio. Me acuerdo que puedo contar las veces que temblé como entonces.
Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia