27.3.12

:
Yo sólo vine a la Lumbre Culebra para lamentar, aunque sea un poco tarde, la muerte de Tabucchi.
Una mañana como la del domingo 25 de marzo, pensaba, Pereira debió de haber llegado jadeando a la redacción del diario en que trabajaba, el Lisboa, para escribir la nota necrológica más triste de su existencia, porque a eso se dedicaba últimamente, a crear elegías y hablar de escritores muertos; esta vez sobre el autor que le dio vida, Antonio Tabucchi, quien a través de Sostiene Pereira hizo de él uno de los personajes más entrañables de la literatura contemporánea.
Lo bueno es que nos queda Lisboa.
La Lisboa que hizo más bella Tabucchi y que vimos muchos a través de los ojos de Tabucchi.

1 Comments:

Blogger fgiucich said...

Una Lisboa imposible de olvidar. Abrazos.

abril 09, 2012 5:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia