25.11.09

"Yo no sé quién soy", sentencia Rafael Cadenas.

"Ningún ser humano cabe en una definición. Señalar todos sus rasgos es asunto verbal y él es una realidad transverbal".

Así se presenta quien el sábado recibirá en Guadalajara el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2009, otorgado anteriormente a autores como António Lobo Antunes, Fernando del Paso, Juan Goytisolo, Rubem Fonseca, Nélida Piñón, Juan José Arreola y Nicanor Parra.

Dicen que a través de sus miedos se define un hombre, pero, cauto, Cadenas tampoco se desnuda al confesarlos: "Decirlos es mostrar las barajas y, sobre todo en este momento, eso no es prudente", señala.

El poeta y ensayista venezolano de 79 años prefiere ahondar en el hombre de calle que es, protagonista de una rutina de vida "nada espectacular".

Me cuenta que se acuesta muy tarde. Se levanta a las siete u ocho de la mañana para después desayunar frugalmente: pan, aceite de oliva, requesón sin grasa, una fruta. Luego ve un programa de opinión en la TV, va en busca del periódico y al supermercado, para comprar lo que haga falta en casa. Regresa y lee.

"Almuerzo a las dos o tres, salgo si tengo que hacer algo en la ciudad, y al regresar en la noche, como algo ligero, veo televisión, leo o escribo.

"Como ves, no hay nada espectacular, salvo el hecho de que vivo en un planeta que depende de una estrella y un satélite, cuerpos celestes que giran en un universo que tiene millones de galaxias".

Cadenas, nacido en 1930 en Barquisimeto, Venezuela, reconocido como uno de los escritores vivos más importantes de su país, ha reconocido ser un lector poco asiduo a la narrativa, lo cual se debe a que en ella no hay lugar para los silencios, las sugerencias, que es lo que precisamente busca en los poemas.

Pero ¿qué es el silencio?

"El silencio es nuestro fondo último", contesta. "El gran silencio, el silencio en que no hay pensamiento, es muy raro. Lo confundimos con el callar, que es otro estado en que seguimos pensando sin verbalizar".

-

Extracto de la entre publicada hoy, en Reforma. Visiten la página del autor. La foto es de Efrén Hernández, que no el poeta

1 Comments:

Blogger fgiucich said...

Paso a dejarte un fortísimo abrazo y muchas, pero muchas felicidades.

diciembre 23, 2009 11:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia