9.6.11

Un artista informal

Guillermo Eduardo Martínez amaneció el sábado con la garganta destrozada. El jueves antes habíamos ido al Marrakech, que cumplía tres años, y la fiesta estuvo fuerte. Hasta nos tomamos unas fotos groupies con Bruce LaBruce, quien rondaba por el antro de enfrente, La Purísima; nunca entendí si ligando locas o haciendo casting. El caso es que la fiesta estuvo fuerte y la mañana del viernes tuvo que dar muy temprano una serie de charlas, o algo así, que acabaron por destrozarle la garganta.
Cuando entré a su depa, sobre la calle de Segovia, en la Colonia Álamos, apenas si se le escuchaba y tenía que lanzarse un speech porque estaba por presentarnos una expo fotográfica que había montado en su recámara. En su recámara, a falta de espacios. Quiero decir que a falta de apertura en los muy diversos espacios que ya existen, pero siempre entre amiguismos, sin voltear a artistas anti-modas, sin “corrientes”, con perfiles no específicos, como Guillermo Eduardo, poeta y fotógrafo que huye de toda etiqueta que lo acerque a eso que llaman un “artista formal”.
Y es que no se trata de un “artista formal”. La inauguración de su expo la protagonizó cubierto con un casco de Darth Vader, que lo tiene últimamente alucinado, y unas orejas de conejo encima que ya había usado en otras ocasiones, sobre todo en recitales de poesía o performances involuntarios. Porque Guillermo Eduardo es también un artista del performance involuntario. El sábado, por ejemplo, ya entrados en vodkas, nos hizo el “Sylvia Plath”, consistente en introducir su cabeza dentro del horno, poco antes de hacer las empanadas, mientras todos reíamos como estúpidos.
Volviendo a cosas que suenan más serias, habrá que explicar que su proyecto expositivo busca crear un espacio de exhibición limitado, en un principio, a un público cercano y activo, como él mismo explica, pero abierta su promoción, sobre todo, a través de las redes sociales, Facebook o Twitter, principalmente.
Me contó de este asunto hace un par de meses y me contagió. Y ahora que lo encontraba con la garganta destrozada le dije “Mano, qué pinche suerte”.
Claro que una garganta hecha mierda no iba a para el acto de proponer como campo, digamos, de la “sub-escena artística”, una recámara, instalando en ella una muestra que presentó a una veintena de asistentes sujetando un megáfono frente a su rostro de Darth Vader : Abstracción en el caos, serie fotográfica que nos devela la belleza, a veces alucinante, otras paródica, irracional, de las cosas simples; los objetos que uno arroja en la azotea, por ejemplo, o las formas que dibujan las maderas al ensamblarse en algo como puertas o paredes hechizas. O sea que el arte, como la poesía, parece reiterarnos, puede estar en cualquier sitio si es que alguien se detiene a observarlo.
La experiencia de visitar la recámara de un tipo como Guillermo Eduardo, que, de entrada, puede parecer zafado, igual que de salida, puede tenerla en realidad cualquiera. Su depa de Segovia estará abierto a visitas los siguientes dos sábados, 11 y 18 de junio, entre las 12 del día y las 6 de la tarde. Más vale, si se animan, que antes le echen un grito en su cuenta de Twitter, @guillermoeduard, no vaya a ser que lo agarren desnudo y con alguien. O desnudo y con casco de Darth Vader en la cabeza, y con alguien.

4 Comments:

Blogger fgiucich said...

Un relato que vale una visita; lástima la distancia. Abrazos.

junio 10, 2011 1:53 p. m.  
Blogger Natalie said...

"O sea que el arte, como la poesía, parece reiterarnos, puede estar en cualquier sitio si es que alguien se detiene a observarlo."

Estoy de acuerdo! Eso es lo que me gusta del arte. Eso si, no cualquiera tiene la paciencia o el interés de sentarse y apreciar algo como la forma curiosa en la que se forma las maderas al ensamblarse. It is all about perspective and appreciation. Espero que sepas el inglés! A veces hablo el spanglish como loca! :)

junio 11, 2011 1:35 a. m.  
Blogger Silencio said...

Me gustó mucho el texto me hace pensar que de verdad ese hombrecillo por fin hizo lo que quiso :) y entonces que haga más

junio 14, 2011 11:54 a. m.  
Blogger Tristán said...

Ese hombrecillo es bien grande, Silencio. Tú debes conocerlo bien ;)
Que haga más.

junio 15, 2011 4:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia