27.2.06

El juego del Tanka

Dicen que los tankas japoneses eran mensajes secretos entre amantes, un poco el agradecimiento de lo que una noche de sexo había significado para ellos. Era el cortejo después del desenfreno, algo así. Se escribían sobre los pliegues de un abanico, o se ataban al botón de una flor, y luego se le daba el encargo a un tercero para llevarlos a las puertas del amante. El mensajero del tanka, en premio, recibía del destinatario del poema el permiso de coquetear a su personal doméstico. Jeje. Chido, no? Pero esto era en Japón, y era antes, hace cosa de mil 400 años, nomás tantito :C Hoy sólo escribo un tanka porque Ale me invitó a un juego, y cómo decirle que no al hada de Aïeux :D Así que ahora explico de a cómo va el asunto:
*
El juego es similar al cadáver exquisito, pero las aportaciones serán a través de un tanka (poema de origen japonés con una estructura de cinco versos, cada uno con un determinado número de sílabas, a saber 5-7-5-7-7, respectivamente).

Cada jugador invitará a dos participantes, indicándoles las reglas del juego. El que invita deberá dejar aviso en el blog de sus invitados para que éstos sepan que han sido considerados para darle vida al asunto. El invitado a quien se le pasa la estafeta, entonces, iniciará su composición con el verso “pivote” del participante anterior (siempre el tercer verso), quien deberá resaltarlo con cursivas y en color rojo.

El tanka será de tema libre, pero hay que recordar que deberá ir dividido en cinco versos y con la silabización (palabra que se antojó sacarme de la manga) antes expuesta, haciendo que cada verso quede separado por un signo de puntuación.

NOTA: No se equivoque y no me pregunté por qué, me da flojera explicarlo, jeje, pero su verso “pivote” siempre será el tercero. NOTA de la NOTA: Según entiendo cada tanka será publicado por Fairywindy en Cuantos cuentos cuentan, pero tampoco lo prometo, porque eso fue el 2 de febrero del 2006, jeje :D
*
Aquí el tanka de Ale:

Mujer de sueños,
aferrada a la raíz.
La rueda vital,
que es promesa de la flor,
perfuma tu ensoñación.

Y aquí el mío (que aunque La rueda vital tiene 6 y no 5 sílabas, jeje, por aquello de que en poesía la terminación aguda recibe una más, hagamos como que no):

La rueda vital
─no sé cómo tomarlo─
vino y me dijo:
Yo no alumbro los días,
pongo sombra en las cosas.

*

La estafeta se la paso a LOQ y a Noemí, si es que tienen tiempo

4 Comments:

Anonymous ale said...

Todos los días se aprende algo del oficio, ¿no?

Jaja, muchas gracias, Oscar, interesante la historia detrás del tanka. Un saludo afectuoso del hada ;)

febrero 28, 2006 9:25 a. m.  
Blogger Dra. Kleine said...

Ahhhh que bien saber ahora si el por qué de los Tankas.

Muy bien!

febrero 28, 2006 10:01 a. m.  
Anonymous noemi said...

Con todo el gusto del mundo, mañana que tengo un rato para pensar lo hago :)

Gracias por elegirme!

febrero 28, 2006 6:29 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Thnks a tí, ALE, que si no me pones de tarea el tanka ni me entero de tan bonita historia ;)

Así es, fraulin KLEINE, siempre hay algo new por saber :D

Va que va, NOEMÍ. Estaré atento! ;)

marzo 01, 2006 8:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia