4.2.06

Hombre con mono

:
Un hombre llevó consigo un mono a salir de paseo y, como era un poco más listo que el animal, su orgullo creció, llegando a creerse más razonable que siete hombres *
De Bodas del Cielo y el Infierno, de William Blake

La jalada del título, Hombre con mono, es mía, las líneas en realidad pertenecen a Una fantasía que recordar (una de 4), del libro ése en que se casan el Cielo y el Infierno. Traducción: Sergio Santiago.

14 Comments:

Blogger Azoe said...

"Dicen que el mono es tan inteligente, que no habla para no tener que trabajar." R. Descartes

febrero 05, 2006 12:58 a. m.  
Anonymous Paco García said...

Un texto de Coetzee (en "Elizabeth Costello", 2003) sobre la inteligencia del mono y la del hombre:


Déjenme que les cuente lo que aprendieron de su amo Wolfgang Köhler algunos de los simios de Tenerife, en concreto Sultán, su mejor alumno, en cierto modo el prototipo de Pedro el Rojo.
Sultán está solo en su jaula. Tiene hambre. La comida que antes llegaba con regularidad ha dejado de llegar de forma inexplicable.
El hombre que antes le daba de comer y ahora ha dejado de hacerlo tiende un cable por encima de la jaula, a tres metros del suelo, y cuelga un manojo de plátanos del mismo. Luego mete tres cajas de madera en la jaula. Por fin desaparece, cerrando la puerta tras de sí, aunque no ha ido lejos, porque todavía se le puede oler.
Sultán sabe que ahora se espera de él que piense. Por eso están los plátanos ahí arriba. Los plátanos están ahí para hacerlo pensar a uno, para espolearlo a uno hasta los límites de su raciocinio. Pero ¿qué hay que pensar? Uno piensa: ¿Por qué me está matando de hambre? Uno piensa: ¿Qué he hecho? ¿Por qué he dejado de caerle bien? Uno piensa: ¿Por qué ya no quiere estas cajas? Pero ninguno de estos pensamientos es el adecuado. Incluso un pensamiento más complicado –por ejemplo: ¿Qué problema tiene? ¿Qué idea equivocada tiene de mí que le lleva a creer que me resulta más fácil coger un plátano que cuelga de un cable que recoger un plátano del suelo?– resulta erróneo. El pensamiento adecuado es: ¿Cómo se pueden usar las cajas para llegar a los plátanos?
Sultán arrastra las cajas hasta que están debajo de los plátanos, las amontona una sobre la otra, sube a la torre que ha construido y descuelga los plátanos. Y piensa: ¿Dejará ahora de castigarme?
La respuesta es: No. Al día siguiente el hombre cuelga un nuevo manojo de plátanos del cable pero también llena las cajas de piedras de forma que pesan demasiado para arrastrarlas. Uno no tiene que pensar: ¿Por qué ha llenado las cajas de piedras? Se supone que ha de pensar: ¿Cómo se pueden usar las cajas para coger los plátanos a pesar de que están llenas de piedras?
Uno empieza a entender cómo funciona la mente del hombre.
Sultán vacía las cajas de piedras, construye una torre con las cajas, se sube a la torre y descuelga los plátanos.
Mientras Sultán tiene pensamientos equivocados se muere de hambre. Pasa hambre y los retortijones de sus tripas son tan intensos y abrumadores que no le queda más remedio que tener el pensamiento correcto, es decir, cómo llegar hasta los plátanos. De esta forma se examinan los límites de la capacidad mental del chimpancé.
El hombre deja caer un manojo de plátanos a un metro de distancia de la jaula. Luego tira un palo dentro de la jaula. Un pensamiento incorrecto es: ¿Por qué ha dejado de colgar los plátanos del cable? Un pensamiento incorrecto (aunque es el pensamiento incorrecto correcto) es: ¿Cómo se pueden usar las tres cajas para llegar a los plátanos? El pensamiento correcto es: ¿Cómo se puede usar el palo para llegar a los plátanos?
Y cada vez se obliga a Sultán a tener el pensamiento menos interesante. De la pureza de la especulación (¿Por qué se comportan así los hombres?) se lo empuja incansablemente a una razón instrumental inferior y práctica (¿Cómo se usa esto para coger aquello?) y por tanto a la aceptación de uno mismo básicamente como organismo con un apetito que necesita ser satisfecho. Aunque toda su historia, desde el momento en que mataron a su madre y lo capturaron a él, pasando por su viaje en jaula para ser encarcelado en esta isla que es un campo de prisioneros y para sufrir los juegos sádicos que llevan a cabo aquí con la comida, le lleva a hacerse preguntas sobre la justicia del universo y sobre el papel que ocupa esta colonia penal en el mismo, un régimen psicológico meticulosamente urdido lo aleja de la ética y la metafísica y lo lleva a los terrenos más humildes de la razón práctica. Y de alguna forma, mientras avanza lentamente por este laberinto de restricciones, manipulaciones y duplicidades, debe darse cuenta de que sobre todo no puede renunciar, porque sobre sus hombros recae la responsabilidad de representar a los simios. El destino de sus hermanos y hermanas puede depender de sus resultados.

febrero 05, 2006 5:10 a. m.  
Blogger fgiucich said...

El hombre y el mono: quién será más inteligente? Abrazos.

febrero 05, 2006 8:08 p. m.  
Blogger Miliya said...

Qué pensará el mono acerca del hombre?

febrero 05, 2006 9:15 p. m.  
Blogger siguiendo-a-la-luna said...

¿QUIÉN ES EL ANIMAL?



OYE HERMANO, CHECATE LA PAGINA DEL CENART...HAY ALGO QUE PUE´QUE TE INTERESE, ES EN OAXACA.

febrero 06, 2006 11:23 a. m.  
Blogger gieb said...

M egusta más aquello de los 12 monos...

Saludos

febrero 06, 2006 12:25 p. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

Chale y peor es que al mono, la soberbia le daba un poco de pereza.

febrero 07, 2006 12:57 a. m.  
Blogger el maléfico doctor Bob said...

éramos 4 hombres solos con un mono, bastante inteligente y gracisoso por cierto

Aranjuez 2005

febrero 07, 2006 9:31 a. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Oiga, señor, ese Sergio Santiago que traduce al maestro Blake ¿es NUESTRO Sergio Santiago? Y ese libro dónde se consigue? Eh? Dónde? Son preguntas del mono. Yo no sé todavía si tengo preguntas.
Besito, resucitado.

febrero 07, 2006 11:36 a. m.  
Blogger Raquel Olvera said...

simio sencible en vísperas del verbo.

febrero 07, 2006 8:48 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Y que así se quede el mono, sin hablar, mi buen AZOE. Ya mucho desempleo hay como para hacerle un huequito a la especie ésta.

Por cierto, hay un cuento de Lugones, Leopoldo Lugones, no recuerdo cómo se llama (el cuento, no Lugones, bah), que trata sobre un hombre empecinado en hacer hablar a un mono... Muy recomendable.

febrero 07, 2006 10:33 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

PACO, gracias por el texto de Coetzee, más allá de lo interesante. No. Más bien el texto y su protagonista van más allá de lo racionalidad, mientras el texto y su antagonista más allá de lo irracional. Pero así es esto. Ahora recuerdo haber leído algunas líneas de Eduardo Galeano en las que narraba un festejo de aniversario de la declaración de Francia como República. Resulta que entre los eventos se llevó a cabo meter dentro de una jaula algunas razas africanas de seres humanos, para contemplación y divertimento del público. Supongo que ver tantos africanos negros tras los barrotes significaba expectación, sorpresa, circo, y hasta en los más intelectuales pudo significarlos como objeto de estudio. "Liberté, Egalité, Fraternité". Chale.

Sin duda, mi buen don FER, diría que el hombre, pero hartas sorpresas nos trae la vida, eso que ni qué. Así que no meto las manos al fuego por ningún cerebro.

Hola, MILIYA, pues allí ya tenemos un buen ejemplo que nos regala PACO GARCÍA, en palabras de Coetzee. Algo así será... Saludos!!!

Thnks, mi buen CAMANDEMUN, suena muy muy interesante ese asunto. Algunos odian a Toledo, sabes? Quizá porque no se baña o porque dibuja puros pitos y esas cosas, jeje, pero la verdad es que Oaxaca sin el matudo ése no sé qué sería. Abrazos.

Uy, GIEB. La picture? Excelente movie, cómo no. Saludos, míster.

SILENCE, pues seguramente se lo aprendió al hombre...

Jaja, pinche BOB, ¿ya ves cómo eres? Ya deja en paz a mi cuate el chimpancé, jiji.

Lo mismo pensé, LOQ, pero no tengo la seguridad. La versión está firmada sólo por Sergio Santiago, pero de Madariaga no hay nada. Posible posible, pero no sé :D Ah, y el libro segurísimo lo tiene el Tigre Famélico allá en Libros de a Metro de Etiopía. Segurísimo. Deses una vuelta por allá. (Ejem, la edición -Los poetas de la banda eriza, 30 pesitos- tiene sus errorcitos, pero pues si es Blake ni se notan) Besos.

Ay, mi RACHEL, siempre que dices eso me da harto miedo. En vísperas de qué diablos estaré yo :S

febrero 07, 2006 11:03 p. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

1) El Tigre ya no me quiere, así que seguro no me vende a Blake :D 2) No volveré a comprar traducciones de la banda eriza, a menos de tener la certeza que es NUESTRO SSM. Entonces le perdonaré los errores. :DD
(Tu cel no me admite mis mensajes -se me hace que tú tampoco me quieres- así que te comento aquí que no sé si llego a lo de Bellas Artes hoy. Ahí vemos en el transcurso del día. Mientras, besos)

febrero 08, 2006 1:23 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Ah, jijo, pus qué le hiciste al Tiger, jeje.

Tá bueno, pero espero verla. Quedé de verme con la Rachel a las 6.30 en la entrada, o adentrito si es que hace frío :D

Besos.

PD Por qué será lo de los mensajes, capaz que me los anda mandando mal.

febrero 08, 2006 1:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia