9.8.06

:
Estaba decidido a postear algo sobre un monstruo, pero no, borré la entrada. Hablar mal de la gente (aunque no sea gente sino un monstruo) siempre trae mala vibra. Hoy me vino la mala vibra mientras posteaba y mi boca se me puso de a centavo. Odio el mundo, la verdad, porque no da permiso de odiar sin que te devuelva en un segundo el mismo odio. Muchos odian y nada pasa, pero yo tengo la mala suerte que odiar se me revierte mala onda. Los dejo un rato, mejor, y ya vuelvo otro día con otra cosa..

11 Comments:

Anonymous Eduardo el Terrible said...

Jajaja mandemelo, tengo un antikarmas y entonces puedo postearlo, largos años de odio del cotorro de mi abuela me han dejado saldo a favor para poder odiar sin cargos ocultos ni, como he dicho, Karmas.

Echemelo y odiaré por usted, solo espero no se ese mounstruo porque tendría que decir que no.

agosto 10, 2006 10:06 a. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Es que hasta eso hay que hacerlo con harto amor, señor. Cuando uno odia amantísimamente no hay mala onda. Y eso de los otros que odian... capaz que es de ellos la mala suerte.
Un abrazo.

agosto 10, 2006 11:27 a. m.  
Blogger el tío nasty said...

no pus que mala suerte. eso sí es ogte, culero, kbron, maldito! perro del averno!!! desgraciado animal!!!!! psicópata pendejo!!!!!!!!! ejem...

..
..
no side effects yet

todo lo que aventamos tiene que bajar, a menos que los que estemos arriba seamos noostros.

un salludo

agosto 10, 2006 7:30 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Jajaja, pinches, me caen re bien. Neta me sentía re mal y hasta me hicieron reir. Les compro sus formas del odio, me cae que sí.

TERRIBLE, nel, no es usté el mounstro, como pasa a pensar así. Tampoco le voy a pasar mi mounstro porque es mi mounstruo, y el odio que usted sentiría por mi monstruo no me sabría igual que mi odio, nel, el sabor a centavo se quedaría por ahí (que ya no es sabor a centavo, se me hace que con son agrugas). Pero bueno, sabe qué es lo que también odio? Al puto magisterio oaxaqueño que ya me tiene de los huevos. Ódielo, no sea gacho, ése sí con todas sus odiadas fuerzas. Pinches perros del mal.

Mi querida LOQ, tú crees? De ellos la mala onda? Nel. Eso es consuelo de tontos. Pero te prometo que pa la próxima odiaré certeramente, amantísimamente, pues, a lo mejor siento rico, me lleno de la panza, y quizás hasta se me olvide, pero no sé. El pedo es que ya no sé ni qué cosa es lo que odio.

Jaja, usté me hizo reír más, apreciable y bien ponderado TÍO (ponderado? Esa palabra tiene un significado que no es, no le parece? Su fonética corresponde a omnipotente, omnipresente y demás omnis, me suena a contenidísimo, calculadísimo, sujetísimo, re-que-te-bién-colocao-el-wey, así que léase el ponderado cómo describo y no con su tembleque significado original). Por cierto, TÍO, dónde encuentra uno la catapulta con boleto de primera clase, eh? Dónde pinches, pues.

agosto 10, 2006 9:40 p. m.  
Blogger Miliya said...

Jaja, yo me quedé pensando en que tampoco me resulta odiar, porque sufro mas yo que los "mounstruos" y me encontre con lo que dice el tio nasty.
Ahora no me voy a poder odiar, porque me dara risa!

agosto 10, 2006 11:31 p. m.  
Blogger La mamá de los pollitos said...

Odiar casi siempre trae malas consecuencias. Yo por eso, mejor me tomo mi valemadrina, cuidando que no sean altas dosis (como las de esta semana que no quería yo chambear jajaja), y así se vive más chido. Ahí luego le paso la receta, y como diría Tin Tan, "yo no odio, soooy feliz".

agosto 11, 2006 10:49 p. m.  
Blogger Lety said...

Yo conozco los monstruos, pero que crées, uno que se me acercó me ha dado muchas alegrías, tantas que me siento agradecida.
Ándale, que no se te revierta, que la moneda se te vuelva de oro, esas no dejan sabor a centavo.
Si no me crées ve a quiero decir... mi segunda casa.

Besos don Tristán

agosto 12, 2006 10:18 a. m.  
Blogger Michelle said...

el odio es un amor entristecido, es un amor que no encontró el canal para fluir...si odias es porque amas, un abrazo Michelle

agosto 13, 2006 12:18 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Oiga, MILIYA, pero los monstruos no sufren, o sí? Si tal cosa es cierto, que ahí muera el asunto y retiro tranquilo.

MAMÁ CHIK, pues si no fuera mucha molestia, le acepto la receta. Claro, primero le regreso su Manual de Estilo para que no se note tanto el encaje.

MA, he estado ahí todos los días, y de verdad que avivan tantas voces a tu lado. Me dan ganas de entrar y sólo poner gracias gracias gracias, pero no se si gracias gracias gracias sea suficiente... Todo saldrá bien, de veras lo sé. Te quiero.

"Si odias es porque amas", thnks por la luz, amiga MICHELLE.

agosto 14, 2006 8:50 p. m.  
Blogger La mamá de los pollitos said...

Ah, por el manual no se preocupe. Estilo nos sobra jajajaja. Además, pa eso estamos, ¿no? Ya le pasaré la receta. Es cosa de aplicar aquello de "me entra por un oído y me sale por el otro". Nomás oír el "bla bla bla" como Bart Simpson.

agosto 17, 2006 12:24 a. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Cierto!!! El manual!!!, jaja, ya lo había olvidado. Mañanita se saco copias ;)

agosto 17, 2006 11:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia