4.10.06

La fragancia

:
Toda cosa tangible guarda olor. Algunas cosas lo despiden con descaro y otras todo contrario: son suaves, casi imperceptibles, y para alcanzar su esencia es necesario pegarnos a la superficie y aspirar. Aspirar la tierra, las telas, entregarnos al pulmón. Todo guarda olor, que es como el alma; un poco la existencia, el anuncio de que existen. Lo que no existe no lo tiene, huele a nada, cero, frío, vacío, huele a limbo. Incluso el agua clara tiene olor, pero no han vuelto los ahogados a contarnos, y nadie ha registrado la fragancia..
De Textos sin casa

16 Comments:

Blogger fgiucich said...

Si, señor, totalmente de acuerdo. El olor es fundamental, especialmente la de las buenas mozas que van pasando. Abrazos.

octubre 05, 2006 6:25 a. m.  
Anonymous andreas kartak said...

lo último que huelen los ahorcados es la mandragora

octubre 05, 2006 9:57 a. m.  
Blogger Lety said...

Ay Tristán, pues yo estoy perdiendo todo aroma, toda esencia, soy vacío, soy nada, así estoy

octubre 05, 2006 11:28 a. m.  
Blogger La mamá de los pollitos said...

Si algo caracteriza mi memoria, o lo poco que de ella me queda, es el guardar aromas. Desde el perfume de mi madre, el pozole que cocina mi vecina (y que quien sabe si sepa tan bien como huele), el dulce olor del chocolate, y el triste aroma de la soledad.
Saludos desde esta tierra con fuertes vientos que se llevan cualquier olor a estrés.

octubre 05, 2006 4:39 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Ah, caray, don FER, hasta me acuerdé del bonito moustruo Grenouille.

No sólo eso, maese KARTAK, sino que también es lo último que conciben, los ahorcados son papá.

MADRE, así no estás.

MAMÁ CHIK, usted olvídese, mejor gástese sus viáticos en una buena cantina y listo, ya verá.

octubre 06, 2006 10:05 p. m.  
Blogger LUDA said...

También hay fragantes intangibles...

octubre 09, 2006 10:47 a. m.  
Blogger Sergio said...

Por supuesto que el agua tiene olor...

Tremendo señor tristan...

octubre 09, 2006 3:28 p. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Hundir la nariz en el olor, los dedos en lo tangible y que unos y otra guarden la memoria... Usted sabe a qué huele el agua clara, señor ¿no es cierto?
Besos.

octubre 09, 2006 6:52 p. m.  
Blogger Dra. Kleine said...

uyyyyyy que me dices! que me encierren a toda mi, para que mi naríz olvide... olvide todo cuanto ha arrasado en olores. Oh... algunos son tenebrosos, otros sencillamente,,, hermosos!

octubre 10, 2006 5:47 p. m.  
Blogger Eddy said...

Hay aromas que siempre nos trae recuerdos ,algunos muy hermosos y otros que quisieramos borrar......un abrazo

octubre 10, 2006 10:30 p. m.  
Blogger eduardodegortari said...

qué buen texto, y muy cierto además

octubre 11, 2006 9:46 p. m.  
Blogger bellaco said...

Nunca me preocupe de saber el olor de la cocaína. Interesante tu blog, saludos

octubre 13, 2006 5:12 p. m.  
Blogger Egosum said...

Un saludo, amigo: Mira esto, con mis mejores deseos:
http://www.eldigoras.com/nov05lib.html
http://literaturascomnoticias.blogspot.com/

Grafein ediciones:
http://www.grafein.org/presentacion.htm
Slds. S.

octubre 13, 2006 8:02 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Ése es otro punto, amiga LUDA. El fragante es el alma de la cosa, ya desprendido :P

Me lo sospeché desde un principio, camarada SERGE ;) A qué huele, tú?

Eso de "unos y otra" me sonó a orgía, querida LOQ. Toy en lo cierto? ... Con respecto a lo del agua clara, déjeme decirle que de chiquito me ahogué, pero mero cuando estaba por pescarle la punta de la colita a la fragancia, ya con los ojos en blanco, bien nirvana el asunto, pinche éxtasis, zaz, alguien metió la mano a la alberca y me regresó. ¿Ya viste "La era de hielo 2"? Pues así, cuando la ardillita ésa (o esa cosa que parece ardillita) estaba a punto de alcanzar la bellotota del siglo (o esa cosa que parece una bellota del siglo), zaz, el pinche Sit (o como se llame la bestia ésa) la regresó ... No la has visto, verdad? Ya me lo suponía ... El asunto es que no, no conozco el olor del agua clara, pero a veces hago como que sí :) Usted capizca, verdad?

Mientras más te encierren, G. KLEINE, más se pondría necia la nariz. No podrían contra ella, de verdad que no ... Por cierto, hazte un coctel con los buenos y los malos humores, ya verás que le encontrarás sazón.

Eso sí que no, XSIEMPRE, pa qué borrar los olores gachos. Nel, documéntelos bien, no vaya a ser que volvamos a dar el tiro donde no.

Gusto en verte por acá, señor de apellido innomblable. Un gran abrazo.

No le saques, BELLACO, no le saques, jaja :P Abrazos.

Links. Perfecto, amigo EGOSUM, voy a darme un paseo. Un buen abrazo.

octubre 14, 2006 1:11 a. m.  
Blogger Lety said...

jjeje, que mentirosa ¿verdad? es cierto ya no estoy igual, pero me puse chinita de acordarme de aquel día, cuando te desmayaste y caíste dentro de la alberca.

Si; en ese orden, fue tu papá el que te sacó, el susto me lo hiciste repetir nada más de leerte.

octubre 16, 2006 12:46 a. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Así es, mi jefe no nada. Pero ese día sí que aprendió. Así es esto de la adrenalina, jeje. Besos.

octubre 17, 2006 12:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia