3.10.05

El aire cala

:
Pues el aire cala. Cala más que fuerte y cala más que hondo. Puedo, por ejemplo, pensar que bocanadas de aire hielifican los pulmones, pero la sensación no es frío. La sensación es llanamente aire que me cala, de paredón al que proyectan hilos de aire filosísimos, delgados, y mi cuerpo, por ejemplo, es como el blanco, ... pues el aire cala. Y puede vérseme temblando en los parques, en el metro, en los cafés. Puede vérseme temblando en un mundo de t-shirts y faldas cortas, bajo un sol que creo está radiando. Está radiando. Debe estar radiando ferozmente, ... pues el aire a mí me cala .
De La especie está mutando

17 Comments:

Anonymous aquel Eric said...

Esa es la clase de viento que no contiene susurros, ni caricias, ni sueños como jinetes en él, esa es la clase de aire que nos recuerda lo mortales que somos.

octubre 03, 2005 9:18 p. m.  
Blogger Lety said...

Ese frio que sale desde dentro a mi me aterra. Más cuando el que lo siente eres tú. Pero te dejo, también ese frio tienes que experimentar y agotarlo.

octubre 03, 2005 10:33 p. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

El aire, no me deja gritar pues anula mis gritos...

Acabo de leer algo que habla de aire pero no recuerdo que es.

Cuando la especie muta debe pasar por esto, el cuerpo debe adaptarse, o resistirse, el aire, ¿aun tibio cala?, necesitas el aire tibio de alguien, dormir en su pecho, y respirar una suave tarde de otoño...

El Oxigeno, Nitrogeno, Hidrogeno, Carbono, etc etc, se mezclan con compuestos aromáticos de ese alguien, y no cala, te tranquliza, cicatriza... no t-shirt, nada, solo una sabana que les proteja del viento...

Antes debe macerarse en té y jugo de frutas... así no es solo su olor, su aroma, también es un sortilegio de recuerdos...

Que salga el demonio, que salga...

Y te vea respirando algo de paz.

Digo...

octubre 03, 2005 10:57 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Simón, mi ERIC, y a poco no cala? Qué chimbo (como dirían en Venezuela).

Claro, MADRE, eso de correr ora sí que ni al caso. Pero ne, no es pa tanto. Así no es.

SILENCIO, no pus de que dices bien dices bien. Ora a ver...

octubre 03, 2005 11:36 p. m.  
Blogger Alejón said...

Mi amigo, le recomiendo un técito de yerbaguena hirviendo harto pa esos aires que luego luego se nos andan colando quien sabe por dónde. Y abríguese muy bien.
(je, broma)
Saludos, compa.

octubre 03, 2005 11:52 p. m.  
Blogger indianguman said...

Bien por eso, si al menos algo nos penetra hasta la médula. Compartimos ese frío recurrente,amigo.

Me gusta mucho como escribes.

Saludos desde una ciudad casi pueblo en la Finlandia central.

octubre 04, 2005 12:52 a. m.  
Blogger Tristán Estar said...

jajaja, ALEJÓN. Tenéis toda la razón. Prometo dejar el café por un tiempo y frecuentar los salones de té, qué más da... Un abrazo.

INDIANGUMAN, qué agradable sorpresa tenerte por aquí!!! Es más, ese aire y ese temblar ya ni es. Thnks ;) Un abrazo hasta la Finlandia central (uy!!!, qué frío, y yo quejándome por aquí, jeje) :D

octubre 04, 2005 1:19 a. m.  
Blogger Filos en Mundo de Sofía said...

El aire nada hacia los adentros de nuestra memoria, consumiendo cualquier imagen que rodea al aire de nuestros sentidos, si el aire cala es porque el cuerpo aun percibe la vida que vas alla de la suya. Saludos.

Elva*

octubre 04, 2005 9:21 a. m.  
Blogger Dra. Kleine said...

Brrrrrrr me lo hubiéses dicho ayer me tendrías contagiada!!, hoy vengo con cuello de tortuga, calientita, si.
aunque a veces los vientos logran penetrar más allá de un suéter y dejar al alma desnuda, como queriendo estar ahi, ser parte del lugar donde se piensan las cosas frías sin meter lo cálido del alma...o no?

octubre 04, 2005 10:29 a. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Ese aire del que hablas es como un asesino serial. Tendríamos que empezar a hacer un retrato hablado.

octubre 04, 2005 1:44 p. m.  
Blogger noemi said...

esa clase de aire cala nuestros espacios rotos, mal pegados, descosidos, avejentados, gastados, con agujeros, llagados, picados por moscos, podridos, sudados en exceso, los demás lugares son invulnerables al aire calante.

octubre 04, 2005 9:54 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Hola, ELVA, tenés toda la razón. Al final de todo el aigre que cala es como el aigre que grita que se está vivo, no? ;) Saludos.

Srita. KLEINE, pero no tirite pues, que usted es impenetrable al frío, no me diga que no. Siempre cálida y recontentota. De todos modos aquí le mando abrazo calentito, por si las flais ;)

Jaja, LO-QUE-SERÁ, y resulta que el caón sería escurridizo, el muy canalla...

octubre 04, 2005 9:54 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Uchis, NOEMÍ, de repente me sentí con más huecos que una red :C

Chale.






Abrazos.

octubre 04, 2005 9:57 p. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

como acabar con un aire demoniaco:

abre la ventana, se sale corriendo por la diferencia de temperatura

enciende el ventilador

Aunque esto es muy frío,

Prepara una taza de té y deja que se enfríe junto a la cama, al menos tendrás algo que tomar mientras se queda en los pulmones.

octubre 04, 2005 10:43 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

:S

maldecida sea mi suerte, como el AGUS, el big brother.

octubre 05, 2005 1:48 a. m.  
Blogger Bí Mát said...

Por lo menos, cuando el aire te cala hasta los huesos, sabes que estas vivo.
Cuando el mismo aire te cala hata el tuétano, quisieras morirte.
Pero en amos casos, lo mejor de todo, es que cada vez que exhalas, puedes ver como se te va la vida.


Todo para todos!!!

octubre 17, 2005 9:09 a. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Sí, BI MÁT, ese el punto. Aunque a veces se quisiera estar muerto uno se da cuenta, en ese momento, que se está más vivo que nunca. Así es esto. Chale.

octubre 18, 2005 2:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia