22.7.05

Sheikh-al-jebal

A Thomas de Quincey

No es el arte de matar lo que nos mueve. Puedo dibujar caracolas sobre el pecho de mis muertos. Utilizar los más finos cortes de un intestino delgado, y dibujarlas. Puedo trazar castillos en el aire con sus cuerdas vocales. Puedo trazarlos. Hacer flores bellísimas con el hígado que le extraje, y encajárselas en sus manos. Pero no es la belleza quien me mueve. Mis ancestros encontraban en el acto de clavar la daga la liturgia. Ese acto, a simple vista tan vulgar, era un altar cuando lograbas esfumarte. Sin que nadie lo notara, con la sangre de las manos en el saco, uno dejaba, a paso lento, la escena de su crimen. Eso era el altar. Ser el silencio. Gestar esta estirpe de secreto. Luego mis ancestros subían la montaña y se unían a su Orden. Cada quien con la boca bien cerrada. Salpicando sangre al choque de sus vasos sin que a nadie le importara. Después venía el hachís y el tiempo detenía. Yo no tengo montaña. Y la prole de la Orden se reduce a mi persona. O al menos eso pienso. Los homicidios anónimos de los diarios no dan pistas que refieran a la estirpe. Ahora estoy mirando tele y prendo un porro. Me pregunto si la hazaña tiene incluso algún sentido. Siempre me pregunto. Aún no encuentro otra cosa en qué sentarme.
De Textos sin casa
*
El Príncipe de la Montaña (o en árabe Sheikh-al-jebal) era el título “nobiliario” que tenía el Jefe de la Orden de los Assasins, comunidad militar de fanáticos mahometanos que se estableció en las montañas de Persia y de Siria entre los años 1090-1258. Es de gran curiosidad aclarar que las palabras “asesinos” y “asesinato” provienen sin ninguna duda de los hábitos de esta vieja comunidad, que especialmente perpetraba sus crímenes con armas punzocortantes y en total anonimato. Asimismo, es igualmente de gran curiosidad aclarar que la palabra “assasins” proviene de la palabra árabe “hashishin”, que quiere decir “consumidor de haxix”, que obviamente en nuestro español es “hachís” o, coloquialmente, “hashis”. Pues resulta que cuenta Thomas de Quincey, en El asesinato considerado como una de las Bellas Artes, que los Assasins se veían impulsados a cometer sus crímenes debido a las ilusiones que les provocaba esta droga. Así que si usted es consumidor asiduo de esta simpática yerba mejor absténgase, no vaya a ser que resulte eslabón perdido de esta estirpe.

19 Comments:

Blogger Andreas Kartak said...

(PALABRAS DE UN ASESINO) PREFACIO A LA SEGUNDA EDICIÓN- Leopoldo Maria Panero

Ante la alternativa entre "el asesinato considerado como una de las bellas artes" (de Quincey) y las bellas artes consideradas como un asesinato (Sartre en su prólogo a Jean Genet), yo escojo ambas. El asesinato es bello cuando es indemostrable y perfecto, cuando escapa a la ley y no a la razón; las bellas artes pueden ser consideradas como un asesinato cuando se sitúan en el decir más puro, y las palabras son el asesinato de las cosas; esto es, lo universal niega lo singular. La singularidad más pura, sin lo universal, es una alucinación: es el asesinato de la razón.
Cuando la palabra no designa nada por lo menos es decible, no así la cosa fuera de la palabra, que ni siquiera es pensable, y emite un grito ¡Tekelili-!: todo universo muere en el crepúsculo de la razón.
El término de la filosofía en el asesinato de la razón.
Así el loco es esa conciencia inmunda que sucede cuando la conciencia deja de pertenecer a lo universal: su conciencia es el asesinato del alma.
El asesinato, como la memoria, sucede cuando algo desaparece, cuando se pierde de vista y ya no existe, al menos de una forma patente, tiene existencia secreta. Es así que lo más puro es la nada; y la conversión de algo en nada es el tema del asesinato, y es por ello que puede decirse que el asesinato es lo más puro, lo que nos permite compararlo con una de las bellas artes.
El asesinato tiene que ejecutarse sin ser visto: igual que las bellas artes ama la oscuridad y el silencio, en el que se derrama la poesía. También, el asesinato puede compararse a un pase de magia: como la poesía, es el sombrero en que muere un conejo para siempre, como la pipa desaparece y muere en la palabra pipa y lo singular indecible de la pipa en lo universal de la palabra pipa. Y así la pregunta clave del asesinato es ¿qué sería de la pipa sin la pipa?
La nada, y hasta la nada no es si se nombra, pues si se nombra, pues si se nombra algo tiene que haber, aunque este algo sea la nada.
De igual manera el asesinato comienza por decir que no es un asesinato: se realiza en el silencio y en la belleza del disfraz: hecho de silencio y disfraz, como la poesía, el asesinato es una de las bellas artes, y siendo estas como aquel son matrices de la desaparición del sujeto y objeto, las bellas artes son un asesinato.
Que los dioses se masturben, como Julie Christie, ante la cercanía de este inmenso cadáver, y que el conjuro para comenzar la lectura sea
"ABRA CADAVRE".

julio 22, 2005 2:57 a. m.  
Blogger Dra. Kleine said...

Dioses, por demás interesante en estas artes que no a cualquiera le caen bien a la fuerza de su estómago.
Seguirmeos por aquí ilustrándome!

julio 22, 2005 9:41 a. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

Fabuloso!!!!

Tristan, Andreas, que buena info.

El asesinato desde el punto de vista de Silencio

Quitarle la vida a alguien provoca un sentimiento terrible, tener el control de una vida, provoca una ligera sensación de tranquilidad que puede volverse una adicción. Que no tiene nada de artístico.

Terminar una revolución, la revolución que llega en cada vida. Eso lo hace el arte a través de una metafora, pero el asesinato lo hace en forma real, así como enamorarse, querer matar es un sentimiento, como querer amar y odiar, es un impulso. El impulso raramente tiene algo de artístico, es un impluso.

Para hacerlo arte, necesitas sadismo y disfrute del sadismo ya que no es solo matar, es provocar en tu espectador, y lograr que tu materia prima sienta ese cambio, que lo hará pasar de una estadística a objeto de estudio, a personaje de los periódicos y además con toda la precisión y habilidad en el manejo de despojos porque no quieres que nadie te descubra pero, realmente ¿no quieres que te descubran?. El artista busca ser reconocido. Entonces el único artista es el que mata con una buena técnica, de forma lenta y que busca que todos los involucrados se estremezcan.

El sicario desarrolla una técnica para no ser descubierto, el no ve el arte, el ve la profesión, como el Arquitecto y el Ing. Civil.

Diablos, no se que quiero decir, tal vez que no todos los que matan pueden hablar de arte en lo que hacen, yo pensaría que los únicos podrían ser el Asesino serial y el Sicario, de los buenos, porque hay otros que solo son matones, pero bueno...

En realidad espero mucho el comentarios de ese pasante de Agente... que ha estado en contacto con los muertos.

julio 22, 2005 12:02 p. m.  
Blogger Raquel Olvera said...

Sí que estamos conectados, precisamente había estado poner un post a cerca de origen de la palabra asesinos pero no he tenido el tiempo (ah, qué rico tomarse el tiempo!) Además ya mero me voy, no vendrás a mi casita a despedirme?

julio 22, 2005 2:49 p. m.  
Blogger Vodka-M ax said...

WOW¡¡¡ Desde la trinchera del asesinato hasta hacerlo algo bello, muy bello.

julio 22, 2005 5:09 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Gran ANDREAS,

cuando escribía este texto, la fábula iba hacia el asunto importantísimo de mantener en secreto un asesinato, más allá de lo bello de realizarlo, de sus formas, de su estética. El punto es que venía a establecer que un gran asesinato, por lo tanto también bello, era aquel que nunca salía a relucir, quiero decir que el asesino, porque el asesinato en sí debería relucir y correrse de voz en voz, pero del autor nada, quizás el autor se volvería en un mito, un poco como el Jack de Londres. Esos asesinos estéticos que después de tanto acabaron en el encierro, o en la horca, o en la silla eléctrica, o en la camilla donde le pondrían la inyección letal, al fin y al cabo habían demostrado ser poca cosa, porque como dice Panero, no escaparon de la ley, fracasaron.

Cuando estaba escribiendo el texto también pensaba en su trasfondo, que tiene que ver también con el asesinato de la razón; una muerte a la razón que yo concibo como el asesinato, por ejemplo, de muchas de nuestras propias ideas: todo lo que no decimos y todo lo que no hacemos. Eso es también matar a sangre fría.

Un cuate, Gamaliel Luna, me contaba un poco sobre ello. Me contaba también sobre una encuesta que alguien había hecho en la Ciudad de México, donde un 90%, creo, al preguntarles si se consideraban peligrosos contestaron que no. Pero en un 100% en esa encuenta, al preguntarles si consideraban a los desconocidos peligrosos dijeron que sí.

Podría yo decir, entonces, que todo depende de la lectura del peligro que tiene cada uno. De la lectura del crimen, y de la lectura específica de lo que significa matar a una persona.

¿Arte o simplemente criminalidad?

"El asesinato tiene que ejecutarse sin ser visto: igual que las bellas artes ama la oscuridad y el silencio, en el que se derrama la poesía", apunta Panero. Qué excelente concepción, me cae.

El arte de verdad está en el silencio, y creo, no lo había pensado antes, que todo arte parte del silencio. Muchas veces le daba vuelta a los asuntos cuando alguien me preguntaba si esto o lo otro era arte o no era arte. Creo de ahora en adelante partiré desde esta concepción. ¿Hay un silencio en cuál sentarse? Si lo hay es arte. Si no no lo es.

"ABRA CADAVRE".

Un abrazo, señor Kartak.

julio 22, 2005 6:21 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

G.KLEINE, estas artes oscuras dejan a uno frito. Pero es como ser un poco masoquista. Apenas ves el tema y te detienes, jeje. Y la razón es que, creo, todos somos asesino potenciales. ¿O tú no?

SILENCIO, yo creo que un impulso es un impulso, no hay más. Pero el impulso de matar, a veces, olvida su condición animal y se transforma, crece, se educa, se significa, y entonces el matar ya no es, por nada, un impulso, y es cuando podemos hasta llamarlo artístico. No cualquier asesinato lo es precisamente por lo que digo... Estoy de acuerdo con lo que dices, para crear este tipo de arte se necesita ser sádico, pero creo que el arte no tiene una sola cara, tiene dos: la concepción del que lo realiza y la concepción del que lo admira, lo califica, el que lo pone en la balanza, concepción última que no es sólo de los críticos y los amantes del tema, sino de cualquier "mortal" (MORTAL con todas sus letras) que pueda reconocer en esa acción un poco de poesía... Quiero decir que el arte no es arte porque es mío y porque yo lo hice como arte. Quiero decir que el arte es arte porque golpeó fuera de mí, a mis espaldas, ante ojos que ni siquiera conozco y ni siquiera conoceré. El arte, pues, también debe seguir esa significación choteadísima: "debe traspasar fronteras", o debe estremecer, como dices, pero no por el estremecimiento ése que siempre trae consigo la sangre, sino por un estremiciento que nos lleva a leer lo que no vemos de la acción, de la misma forma en que leemos el blanco en un poema.

RACHEL, creo que el sol nos pegó al mismo tiempo, jeje. A qué hora naciste, eh?... Oyes, te veo mañana, sábado, dime la hora, va? Ándele, no se me raje.

ROCK M, paisano, desde esta trinchera asesina le agradezco sus palabras. ;)

julio 22, 2005 6:51 p. m.  
Blogger 'Thought & Humor' said...

We work like a horse.
We eat like a pig.
We like to play chicken.
You can get someone's goat.
We can be as slippery as a snake.
We get dog tired.
We can be as quiet as a mouse.
We can be as quick as a cat.
Some of us are as strong as an ox.
People try to buffalo others.
Some are as ugly as a toad.
We can be as gentle as a lamb.
Sometimes we are as happy as a lark.
Some of us drink like a fish.
We can be as proud as a peacock.
A few of us are as hairy as a gorilla.
You can get a frog in your throat.
We can be a lone wolf.
But I'm having a whale of a time!

You have a riveting web log
and undoubtedly must have
atypical & quiescent potential
for your intended readership.
May I suggest that you do
everything in your power to
honor your encyclopedic/omniscient
Designer/Architect as well
as your revering audience.

Please remember to never
restrict anyone's opportunities
for ascertaining uninterrupted
existence for their quintessence.

There is a time for everything,
a season for every activity
under heaven. A time to be
born and a time to die. A
time to plant and a time to
harvest. A time to kill and
a time to heal. A time to
tear down and a time to
rebuild. A time to cry and
a time to laugh. A time to
grieve and a time to dance.
A time to scatter stones
and a time to gather stones.
A time to embrace and a
time to turn away. A time to
search and a time to lose. A
time to keep and a time to
throw away. A time to tear
and a time to mend. A time
to be quiet and a time to
speak up. A time to love
and a time to hate. A time
for war and a time for peace.

Best wishes for continued ascendancy,
Howdy
Editor
http://ilovehowdy.blogspot.com/

P.S. One thing of which I am sure is
that the common culture of my youth
is gone for good. It was hollowed out
by the rise of ethnic "identity politics,"
then splintered beyond hope of repair
by the emergence of the web-based
technologies that so maximized and
facilitated cultural choice as to make
the broad-based offerings of the old
mass media look bland and unchallenging
by comparison."

'Thought & Humor' by Howdy
http://ilovehowdy.blogspot.com/
CyberHumor, CyberThought
CyberRiddles for your divertissement!!!

julio 22, 2005 7:28 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

We are nothing

:D

julio 22, 2005 7:41 p. m.  
Blogger Lety said...

Los leo, la respiración se suspende,suspiro y después me pregunto ¿cómo es que me visitan? La forma escrita de sus reflexiones me paraliza. Yo soy tan poco consciente de mis procesos y eso que digo que vivo de puertas para adentro, pero es cierto, vuelven a brillar mis ojos y sonrío cuando recuerdo "soy una niña"

julio 22, 2005 8:25 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

No hagas caso. Estos que hablamos ni somos. Son otros. Son otras voces con otras pieles. Lo que pasa es que a veces nos asomamos y saludamos a nuestros "the others". ;)

julio 22, 2005 8:35 p. m.  
Blogger Andreas Kartak said...

señora usté es una diosa, y sus palabras caramelos de letra caliente, usté sólo tiene que sentarse en su roca y aplaudir cuando llenemos de moscas de colores el cielo con fuegos de artificio, como nosotros aplaudimos con emoción cada una de sus manos que nunca se cansan.

julio 22, 2005 8:42 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Kartak es ley!!!

Thnks,
Gran Kartak.

julio 22, 2005 9:14 p. m.  
Blogger Falso Profeta said...

Qué onda, muy interesante lo que escribes en tu blog, por aquí andaré seguido.

julio 23, 2005 12:54 a. m.  
Blogger Xavier Villarreal said...

Hace tiempo, frente a una de las preguntas de Neruda se me ocurrió pensar en la dialéctica del asesinato. Me salió esto:

-¿De qué ríe la sandía cuando la están asesinando?-

En el beso de anoche
sobre la mujer de labios rojos
se recuerda.

En vano y en silencio espera.
La corta la mirada.

Sonríe porque sabe
que su sangre
matará la sed del asesino.

Muy buen texto Don Tristán.

julio 23, 2005 2:28 a. m.  
Blogger Hamletmaschine said...

Hassan i Sabbah, alias "el viejo de la montaña", fue el líder de la secta de los assasin, y es el primero en generar la frase "nada es verdad, todo está permitido", frase cuyo linaje pasa por Rabelais y nos llega a través del ocultismo de Crowley.

Vaya forma de inventar una nueva conciencia, abriendose paso a dentelladas, pero también con perfecta lucidez.

La figura de Hassan i Sabbah, es excelentemente retratada en libro "Alamut" de Vladimir Bartol, editado en español en Edhasa y Muchnik.


Saludos!!

julio 23, 2005 6:47 p. m.  
Anonymous noemi said...

Todos venimos de la misma tribu, todos somos antropófagos , comemos la carne , la vícesa y el alma de otros .

Nada de que asustarse.

julio 23, 2005 7:28 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

PROFETA, dese usté los roles que guste, para eso estamos.

Camarada XAVIER, excelente su respuesta a la pregunta de Neruda :D "Sonríe porque sabe/ que su sangre / matará la sed del asesino." Qué humanismo de sandía, me cae. Un abrazo.

HAMLETMASCHINE, mira nomás. Yo estaba segurísimo que el "Viejo de la Montaña" no tenía nombre, que era más que nada un señalamiento en singular a una pluralidad. Mira nomás. Hassan i Sabbah. ¿Será que I Sabbah fue el primer jefe de la Orden de los assasins? No sé. ¿Será?... Gracias por el dato que me das de Vladimir Bartol, "Alamut", prometo buscarlo mi buen MASCHINE. Un gran abrazo y siempre agradecido con tus comments.

NOEMÍ, este culto por la sangre nos va ocasionar un día una terrible indigestión, ya lo veras.

julio 23, 2005 8:52 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

NOEMÍ, culto por la carne, quise decir...

julio 23, 2005 11:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia