5.8.05

Instantánea

(Entre Berenice y el viejo Octavio Callejas)
Se levantaron muchas cosas nuevas a partir de tu llegada. Muchos hábitos, entre ellas. Yo no frecuentaba los tejados ni en mis años de estudiante. El hachís, incluso, lo fumaba en casa. No existía la necesidad de refugiarme en los tejados. Por eso desconocía a ese grupo de gatos que se juntaban ahí cerca de las doce. Siempre había uno nuevo, según decías, y siempre, también, no volvía uno que había estado las noches anteriores.
–Cambian de piel– me decías.
–Sólo mueren– te contestaba.
–No pueden morir a diario. Verdaderamente cambian de piel.
Había perdido la concepción del mundo casi por completo. ¿Por qué no era capaz de creer en un poco de magia? Tú vivías conmigo. ¿Qué tenían de absurdo las cosas extraordinarias?
De Las sombras al entrar en las casas

14 Comments:

Blogger Cristina said...

UAU!
Tiene un toque Maga y Oliveiro.
La idea es perfecta y además la prosa es sencilla y certera pero a la vez novedosa... Me encanta.

agosto 05, 2005 6:33 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encanta llegar al trabajo semidormida todavía, añorando la cómoda flacidez del lecho, encenderla computadora mientras preparo un café que me ayudará a enfrentarme al mundo, ese día, o al menos así lo creo, buscar los blogs de mis amigos, para ver que se les ha ocurrido en los últimos días y encontrarme un texto así.


Ennovy

agosto 05, 2005 10:37 a. m.  
Anonymous aquel Eric said...

Lo ordinario se vuelve extraordinario en compañía de personas ordinarias.

agosto 05, 2005 11:39 a. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

Pues así es esto, para que una relación sea equilibrada uno debe aceptar que un lado sea oscuro y frío y el otro sueñe... demonios... seguro los gatos se cambiaban de orden y por eso parecía que había uno diferente...

agosto 05, 2005 2:21 p. m.  
Blogger lata latoso said...

nunca vemos más allá de la portada.

por qué no podemos ver un poco más.

por ejemplo. hoy salí a comer con mi jefe y... como que no es mala persona. simplemente nos gusta ver la portada

agosto 05, 2005 4:30 p. m.  
Anonymous zezè said...

wow, qe "chido" saludos!

agosto 05, 2005 7:42 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Thnks CRISTINA... Maga y Oliverio? Mmmhhh. No me había puesto a pensar en ello. ¿Crees? Debo pensar...

ENNOVY, :D

AQUEL ERIC, ora sí que esto me sonó rayuelesco...

SILENCIO, neee. Créele a Berenice. Verdaderamente cambiaban de piel. Ja. O qué. Te pones viejo Callejas y no crees en cosas extraordinarias??? ;)

Joven LATAS, así es esto. Como que a veces dan ñáñaras ver más allá de las portadas, creo... (..."ñáñaras", nadie me ha podido explicar qué pedo con esa palabra...)

ZEZÉ, le devuelvo mis saludos, señor ;)

agosto 06, 2005 9:21 a. m.  
Blogger rizomantra said...

la magia nos da miedo ya que nos puede revelar los errores de la realidad.

tus palabras tienen ese cariz de magia que es necesario para que vuelen en los oídos de quienes te leemos con placer.

un saludo

agosto 06, 2005 9:25 a. m.  
Blogger Tristán Estar said...

:D

Míster, un chingo de gracias.

Salud.

agosto 06, 2005 3:41 p. m.  
Blogger Luis Martínez Álvarez said...

Tristán, qué buen texto, me pegó bien duro... a veces ridiculizamos tanto a quienes nos aman.

agosto 06, 2005 11:21 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Y a veces también los matamos, como dijo la gran Chayo, o al menos su idea fue ésa...

"Matamos lo que amamos"

agosto 07, 2005 7:24 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

"Lo demás. No ha estado vivo nunca".

agosto 07, 2005 7:25 p. m.  
Blogger Rain said...

Frescura y juego en tu post.

Salutes.

agosto 08, 2005 9:06 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

;)

agosto 08, 2005 11:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Más Postes en Archives
Creative Commons License
Lumbre Culebra, bajo Creative Commons

BloGalaxia